glenn-carstens-peters-npxXWgQ33ZQ-unsplash.jpg

CAPITULO 3

Una vida sin sentido

Existen en nuestra vida acontecimientos que nos impactan de tal manera que nos causan un dolor tan profundo, que a pesar de que la vida continúa, ya nada es igual. Solo siento dolor y vacío en mi interior, todo empeora hasta llegar al punto en el cual mi mente solo contempla una sola salida para mi dolor, el suicidio. Se entiende por suicidio a aquella conducta o conjunto de conductas que, dirigidas por la propia persona, conducen a la muerte o una situación de gravedad mortal ya sea activamente (haciendo algo) o pasivamente (dejando de hacer algo).

La causa principal del suicidio es el pecado, no el pecado como concepto general, sino nuestro pecado. La Biblia nos enseña que debemos amar a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra mente y alma (Mt. 22:27), a través de aquel versículo podemos inferir que Dios debe tener el lugar más importante en el corazón, Cristo debe ser el centro de nuestra vida, ¡Toda nuestra vida debe girar en torno a Cristo!

Pero cuando Cristo no es el centro de nuestra vida, las cosas terrenales y pasajeras pasan a formar parte de lo que le da sentido a mi vida, vamos formando ídolos en el corazón, por lo tanto, lo que le comienza a dar sentido a mi vida son mi novio/a (no digo que esté mal amarles, todo lo contrario, debemos hacerlo, nuestro amor debe ser el mismo que Cristo tiene por Su Iglesia, pero no debe reemplazar el lugar más importante en nuestro corazón, que es Cristo), mi mascota, trabajo, título, hasta incluso el auto o el dinero, por lo tanto, cuando por alguna situación en particular perdemos aquellas cosas o personas, también se nos arrebata aquello que le da sentido a mi vida.

Aquello que tanto amo, ya no está, aquello que me hacía sonreír, se fue, siento que me han arrebatado lo más preciado de mi vida, solo siento que hay un vacío en mi alma, siento que mi vida ya no tiene sentido. Son tantos los problemas, los conflictos internos, el dolor, mis pensamientos que no me dejan tranquilo, que ya no tengo ganas de vivir, la muerte comienza a tomar sentido como la única solución posible a mi dolor, ya no tengo ganas de luchar, solo quiero que todo termine ya.

Pero no todo aparece de la noche a la mañana, aunque hay situaciones que pueden causar tal impacto en una persona que puede llevarlo a tomar una situación drástica al instante, el problema suele formar parte de un proceso. Al principio, cuando perdemos aquello que nos da sentido, solo comienzan a brotar ideas o pensamientos recurrentes sobre la intencionalidad de producirse la muerte, pero sin la intención de realizarlo, sin nada claro.

Cuando el problema no se trata este comienza a crecer, y comienzan a visualizarse aquellas conductas donde la persona de forma voluntaria e intencional se produce daño físico, cuya consecuencia es el dolor, más no tiene la intención de matarse. Pero todo empeora cuando se entra a un periodo de crisis, pues ahí la idea suicida ha tomado forma y la muerte es tomada como una salida posible a la situación conflictiva, la persona se pregunta ¿Cómo me voy a suicidar? ¿Dónde me voy a suicidar? ¿Cuándo me voy a suicidar? Entre más claras las respuestas más riesgo hay.

Ante tal crisis hay dos caminos posibles, el suicidio puede, por la misericordia de Dios, frustrarse y fallar, o lamentablemente la autodestrucción puede ser llevada hasta perder la vida. Hemos visto como es el proceso de una persona que ha perdido el sentido de su vida, por ello, es muy muy importante que todas las amenazas de suicidio o de hacerse daño a si mismo sean tomadas totalmente en serio.

Se deben tomar todas las precauciones posibles al confrontar a una persona que habla acerca de ideas, planes o intenciones suicidas. Acompáñala, no la dejes sola, pide ayuda a su familia, pide ayuda al Pastor, ora, háblale de la palabra de Dios, háblale de Cristo, pero nunca, nunca te lo tomes como broma, y nunca uses psicología inversa ¡No juegues con la vida de una persona!

Pues hay ciertos mitos que giran en torno al suicidio que es necesario que podamos analizarlos un momento. Muchas personas tienden a decir que el se quiere arrebatar la vida no lo dice, eso es totalmente falso, pues aquella persona que está decidida a quitarse la vida ha pasado por un proceso hasta llegar a ese punto, y durante ese proceso manifestó claramente su intención de hacerlo o lo dejó entrever.

También se suele pensar que el que lo dice no lo hace, también es falso, pues todas aquellas personas que alguna vez se han suicidado han expresado claramente con sus palabras, amenazas o intenciones de hacerlo, o han manifestado gestos o cambios de conducta que dejaron claro lo que ocurriría.

El problema es que cuando algunas personas nos manifiestan intenciones de suicidarse a veces lo tomamos como si estuviera bromeando o hacemos como si no hubiéramos escuchado ¡Oh que triste para el alma abatida que su dolor sea tomado como broma! ¡Cuántas veces hemos ignorado el grito de auxilio de una persona! Dios, ten misericordia de nosotros y enséñanos a mostrar Tú amor a las personas que están sufriendo.

Por último, quizás uno de los mitos más conocidos, es que la gente piensa que las personas que se quieren suicidar no desean terminar con su vida, solo desean llamar la atención. Es un grave error, pues la persona ha perdido el sentido de la vida, y todo intento por solucionar su problema ha fracasado, y no tiene otra alternativa más que quitarse la vida.

Como hemos visto, la problemática del suicidio es una situación terrible, pero hay esperanza, hay una persona que puede acariciar tú alma con su abrazo compasivo, hay una persona que ha prometido estar contigo hasta el fin de los siglos, cuya voz calma la tempestad del alma, hay una persona que le puede dar el sentido a tú vida, en la cual puedes estar firme, pues no es pasajera como las cosas terrenales, Él es eterno. Lo veremos en el próximo capítulo.

Que la misericordia y la compasión de Dios esté con nosotros y disuelva todo pensamiento que nos lleve a la autodestrucción. Solo a Dios sea la Gloria.



JIUMP - Cimientos


18 visualizaciones