ConsumadoEs.png

“Consumado es”

Cuando Jesucristo estaba colgado en la cruz exclamó siete palabras, la sexta de ellas fue
“Consumado es”.


¿Qué significa esta palabra para mí como creyente en la obra de Jesucristo?
Está palabra en el idioma original es “Tetelestai”, esta palabra griega era utilizada en la antigüedad cuando un esclavo terminaba la tarea encomendada por su amo o cuando una deuda quedaba pagada en su totalidad.

¿Cuál fue la deuda que pagó Jesucristo?


La deuda del pecado. La biblia en el antiguo testamento nos muestra en reiteradas ocasiones que el hombre no estaba apto para el mismo redimir a sus semejantes, pues no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno (Sal 14:3), el pecado causó estragos terribles en el corazón de toda la humanidad, a tal nivel que se entiende como una pared que nos separa del creador.


Es por eso que la segunda persona de la Trinidad, el Hijo de Dios, se hace hombre para destruir de una vez y para siempre el pecado (Heb 7:27), vive una vida perfecta desde su nacimiento hasta el derramamiento de su última gota de sangre en el calvario de la cruz, en donde exclamó esta frase que lo sella todo, es extraordinario comprender que Dios recibió el pago de la deuda del pecado, nuestro bendito Señor pago en su totalidad, fue un sacrificio suficiente, el cual perdura por los siglos de los siglos.


Implicancias de su muerte para nosotros Ya está todo hecho, toda la deuda fue cancelada a aquél que en su Santidad debía castigar ferozmente el pecado, sin embargo, yo como culpable no estuve en la cruz, sino que estuvo un inocente que fue muerto como culpable, Jesús.


Los sacerdotes del Antiguo Testamento cuando entraban al templo para ofrecer sacrificios debían permanecer de pie todo el tiempo, no había sillas donde pudieran sentarse, lo que representaba que los sacrificios debían continuar, sin embargo, cuando nuestro Señor Jesucristo terminó su obra, ascendió al Padre y se sentó a su diestra (Heb 1:3). Se sentó porque ya no hay más sacrificios, el de Él fue aceptado como suficiente para siempre, el efecto de su rescate en la cruz es eterno para todos aquel que cree en Él como único Salvador.


El comprender que el sacrificio de Cristo fue suficiente sin necesidad de ayuda por parte mía
debiese para completarlo, debe llevarnos a una constante actitud de reverencia ante aquel que
sufrió el castigo del pecado por mí.


Mi vida y la suya joven y señorita debe ser transformada cuando comprendemos esta verdad
profunda, la pared que nos separaba con nuestro creador fue derribada, ahora por intermedio de Jesucristo tenemos entrada al trono de la gracia las 24 horas del día y los 365 días del año, en más, Cristo en el cielo está constantemente intercediendo por nosotros en su labor de Sumo sacerdote, ahora mismo esta orando por mí ante el Padre. Es por eso que nuestra vida debe reflejar que llevamos las marcas de la cruz en nosotros, y como el Apóstol Pablo también nosotros podamos expresar “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Ga. 2:20).


Tu vida y la mía deben ser un fiel reflejo de que llevamos en nosotros las marcas de la cruz. No te desalientes ni pierdas el rumbo, el mismo Cristo que vino para ser sacrificado voluntariamente como cordero vendrá por segunda vez a buscar a los que esperan su venida.
Como el apóstol Juan debemos vivir constantemente diciendo “Amén; si, ven, Señor Jesús” (Ap. 22:20).

  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube
  • Icono social Twitter
  • Tik Tok

- Jiump Comunicaciones "Cimientos"