top of page

ARTÍCULOS

Disciplinados en el ayuno

El ayuno es una de las disciplinas espirituales que menos se habla en un grupo de jóvenes. Ya que como te mencionaba en artículos anteriores, como jóvenes queremos hacer cosas dinámicas, nuevas. Cosas que tengan que ver con alegría y nada aburrido. Pero esto es totalmente erróneo, ya que la forma en que crecemos como cristianos es a través de la quietud y pasar tiempo con el Señor.


Por esta razón el ayuno nos suena aburrido, porque ¿quién desea voluntariamente sacrificar la carne por un propósito mayor? ¿cuántos estás dispuestos a dejar de lado todo lo que nos satisface y reemplazarlos por la oración? Ninguno de nosotros de manera natural. Pero tenemos el gran ejemplo de Jesús, que ayunó 40 días y 40 noches, como nos enseña palabra. Con el fin de poder pasar tiempo de comunión e intimidad con su Padre.

Eso es lo glorioso de las disciplinas espirituales. Y es que, al practicarlas, le estamos dando la gloria a Dios y nuestros corazones están siendo transformados a la imagen de Cristo.

Lo que hacemos en ayunar es apartar todo lo que nos produce distracción y buscamos enfocarnos en el Dios creador de todas las cosas, que sostiene el mundo y nuestras vidas en sus manos. El ayuno no es una de las maneras de buscar la aprobación de Dios: Mira el sacrificio que estoy realizando por ti Dios.

Debemos comprender que el gran y único sacrificio que se necesitó fue pagado en la cruz del calvario, no en vano enseña Pablo que somos salvos solamente a través de la gracia. El ayuno se convierte en una disciplina para crecer en el Señor y recordarle a nuestros corazones que la fuente de todo alimento y nuestro sumo bien es Él y no lo que pueda ofrecer el mundo.

Lo maravilloso de la palabra es que incluso nos enseña cual debe ser nuestra actitud al realizar este tipo de disciplinas espirituales. Jesús les enseñó a sus discípulos que cuando ayunaran lo hicieran de manera personal y sin tener que hacer demostraciones públicas.

…sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. (Mateo 6:18)

Es más, les indicó que no pusieran cara aflicción ni de lástima, con el fin de demostrar al resto de personas el acto que estaban realizando. Al contrario, les dijo:

Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan. (Mateo 6:16)

Ya que lo único que lograrían es que fueran validados por el resto, pero no por Dios. Si esto lo llevamos a nuestra realidad, podríamos decir, que no publiques una vida espiritual para obtener más likes en RRSS, porque ya estás teniendo tu recompensa. Es mejor vivir de manera que honre al Señor en lo íntimo y él te recompensará en público.

Con este artículo cerramos la temática de junio. Pero quisiéramos invitarte a que practiquemos estás disciplinas. En un principio no veremos los resultados, pero Dios irá trabajando en nuestros corazones para producir el fruto que él desea en nosotros.

16 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page