top of page

ARTÍCULOS

La Biblia: Inerrante

A lo largo de la historia hemos sido testigos de cómo muchas personas han cuestionado la inerrancia de las escrituras. Es normal oír personas que se refieren a la palabra de Dios como un libro “anticuado” o “pasado de moda”. Uno de los argumentos ante estas declaraciones, es que la biblia posee errores, porque está escrita por hombres comunes. Sin embargo, a la luz de las escritas sabemos que si bien la biblia fue escrita por hombre no debemos olvidar que fue inspirada por Dios, quien guió a estas personas para poder plasmar sus hechos y verdades que durante tantos años han transformado nuestras vidas (2 Timoteo 3:16-17). Cuando cuestionamos la veracidad de las escrituras, estamos cuestionando de lleno el carácter de Dios, esto se debe, a que Dios se encuentra revelado a través de las escrituras. Cada vez que leemos la historia de Moisés, José, Abraham, David y muchos otros, podemos ver un tipo de Dios en ellos. No, ellos no se igualaron a Dios en nada, pero a través de la obra que fue realizada en sus vidas, podemos ver a Dios actuando como libertador, padre y quien sustenta nuestras vidas aun en medio del dolor y la necesidad.


A lo largo de la palabra, podemos ver como Dios siempre ha tenido el control de todas las cosas, su omnipresencia en notable, y esta misma es fundamental cuando hablamos de la inerrancia de las escrituras. Esto se debe a que como creyentes sabemos que la Biblia es inspirada por Dios, y él como el autor de todas las cosas, tiene el conocimiento de la veracidad de los hechos, por lo tanto, negar la inerrancia de las escrituras, es negar la omnisciencia de Dios. Dando a entender que realmente él no conoce todas las cosas y le hacemos mentiroso, y hermanos, Dios no miente, él no es como nosotros. (Hebreos 6:18; Números 23:19)


Otro aspecto importante cuando hablamos de la inerrancia de las escrituras es la doctrina de la salvación. Como hijos de Dios, no podemos concebir la salvación, y al mismo tiempo creer que las escrituras fallan en la revelación de Cristo Jesús. La Biblia de tapa a tapa nos habla de la redención del hombre, la cual estaba claramente establecida desde los inicios de la creación. Si hacemos esto, estaríamos negando también la salvación del hombre. (Apocalipsis 1:3)


Para no caer en la idea de que la palabra de Dios se equivoca, debemos tener presentes dos cosas.


En primer lugar, no olvides que la biblia es un libro que se debe leer como tal, es decir, no debemos olvidar que es inspirada por Dios, pero tampoco intentemos interpretarla como si fuera un libro sobrenatural ignorando las leyes gramaticales y de comprensión. En la palabra podemos evidenciar diferentes tipos de escritura, poética, narrativa, profética, entre otros.


Por otro lado, si hay alguien que puede cometer un error en cuanto a la interpretación de las escrituras, somos nosotros mismos. Esto, debido a que muchas veces no estudiamos las escrituras de la forma indicada, somos muy emocionales a la hora de leer las escrituras, no tenemos presente el contexto histórico y cultural en el que sucedieron los hechos.


No se trata de cerrar los ojos, pedir a Dios dirección y luego leer el primer versículo que encontramos al abrir las escrituras. Debemos ser diligentes, y conscientes para que la verdad establecida por Dios corrija y transforme nuestras vidas, capacitándonos con la gracia y sabiduría para vivir nuestra vida cristiana.


“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” 2 Timoteo 3:16-17

48 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo

Commentaires


bottom of page