top of page

ARTÍCULOS

IRREPRENSIBLE CON SU FAMILIA Y TRABAJO

Cómo profundizamos en el artículo anterior, la doctrina de la depravación total nos manifiesta lo que dicen las escrituras, esto es, que el hombre, producto del pecado, ha sido afectado en todo ámbito de su naturaleza, esto es: cuerpo, mente, alma, voluntad, etc., y no hay nada en él que pueda haberse escapado de la infección del pecado. Por lo tanto, debemos concluir que el hombre necesita ser restaurado en todo ámbito de su vida.

Como mencionamos en el artículo anterior, la batalla que librará el hombre entre su conversión y su glorificación, será una batalla por la irreprensibilidad en su mente y cuerpo y en esta ocasión revisaremos la Irresponsabilidad con su familia y trabajo.


IRREPRENSIBLE CON SU FAMILIA


EL MANDATO

  • Se levanta aun de noche, Y da comida a su familia. Proverbios 31.15.

  • Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieron ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. Tito 1:5-6.

  • Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas. 1 Timoteo 3:12

  • Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor. Colosenses 3:19-20.

  • Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten. Colosenses 3:20-21.


LA RAZÓN


El llamado a ser irreprensible es para todos, porque todos tenemos una familia; somos hijos, padres, hermanos, nietos, abuelos, primos, etc. Hasta aún los que podrían llegar a decir que no tienen a ningún familiar cercano, tiene una familia en su iglesia local, donde corre el mismo llamado a ser irreprensible.

La familia puede ser el contexto más difícil a la hora de mantenernos irreprensibles. Por alguna razón el apóstol Pablo llega a mencionar que ser irreprensible en la familia es requisito para servir en una iglesia. Entonces no deberíamos bajar el nivel de importancia al ser irreprensibles en nuestros hogares.

La idea del matrimonio que es la base de una familia es una idea que nace del mismo corazón de Dios, y que es una forma de mostrar un misterio tremendo tanto del Dios Trino como de la relación entre Jesucristo y su Esposa, que es la iglesia. Honrar el matrimonio y la familia es un mandato de Dios, porque a través de ese cuidado honramos y entregamos gloria a Dios.

Ser irreprensibles en la familia es el comienzo de una verdadera vida transformada, una familia restaurada será siempre el primer fruto de un verdadero encuentro con Cristo.


EL FRUTO

Creo que los frutos de ser irreprensibles en nuestras familias son muchos y variados: unidad, paz, alegría, confianza, etc. Pero creemos que la máxima recompensa de una vida irreprensible en nuestras familias es ser testigos de uno de los regalos más grandes que Dios nos ha dado, la familia.


IRREPRENSIBLE EN SU TRABAJO

EL MANDATO

  • También el que es negligente en su trabajo, es hermano del hombre disipador. Proverbios 18:9.

  • ¿Has visto hombre solícito en su trabajo? Delante de los reyes estará; No estará delante de los de baja condición. Proverbios 22:29.

  • Si fueres flojo en el día de trabajo, tu fuerza será reducida. Proverbios 24:10.

  • Todos los que están bajo el yugo de esclavitud, tengan a sus amos por dignos de todo honor, para que no sea blasfemado el nombre de Dios y la doctrina. Y los que tienen amos creyentes, no los tengan en menos por ser hermanos, sino sírvanles mejor, por cuanto son creyentes y amados los que se benefician de su buen servicio. Esto enseña y exhorta. 1 Timoteo 6:1–2.

  • Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. 1 Corintios 10:31.

  • Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios. Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. Colosenses 3:22–25.

  • El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero? Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro? Lucas 16.10–12.


LA RAZÓN


La causa del mandato de ser irreprensibles en nuestros trabajos es que no existen ámbitos que estén fuera del Reino de Dios, el trabajo es un ámbito para glorificar a Dios.También debemos decir que en el Reino de Dios no hay trabajos que importen menos, porque todos los trabajos tienen la oportunidad de extender el Reino de Dios y dar Gloria a su Nombre. Por lo tanto, si todos los trabajos tienen la posibilidad de extender el Reino, entonces debemos traer gloria al Nombre de Dios haciendo nuestros trabajos, no como si fueran para un superior, sino como para el Señor mismo.


La Biblia es la Palabra directa de Dios para los hombres, y como vimos en la parte del mandato, tenemos varios versículos que hablan sobre el trabajo y cómo hacerlo. Por lo tanto, Dios quiere ayudarnos a entender la importancia del trabajo y desea que lo realicemos correctamente.


DEBEMOS DECIR QUE EN EL REINO DE DIOS NO

HAY TRABAJOS QUE IMPORTEN MENOS,

PORQUE TODOS LOS TRABAJOS TIENEN

LA OPORTUNIDAD DE EXTENDER EL REINO DE

DIOS Y DAR GLORIA A SU NOMBRE.


EL FRUTO


Los efectos de realizar un trabajo como para el Señor son múltiples. Quisiera nombrarte sólo algunos:


a) Sin duda la formación académica y técnica nos enseña mucho, pero es en los trabajos donde verdaderamente empieza nuestro aprendizaje, por lo tanto, si realizamos un buen trabajo y con una actitud adecuada (como para el Señor) aprenderemos más de lo esperado, lo que traerá múltiples oportunidades.


b) Por otra parte, el trabajo es un lugar de oportunidades para dar a conocer a Cristo, por lo tanto realizar nuestro trabajo irreprensiblemente alumbrará una pequeña luz acerca de quién es verdaderamente nuestro Señor, las personas se preguntarán qué causa esa manera tan distinta de enfocarse en el trabajo, nuestro modo de hacer los hará pensar que no es posible hacerlo de esa manera para una persona común, es ahí donde surge el puente para comunicar a la persona de Jesucristo, nuestro verdadero Señor.


c) La diligencia traerá recompensa: sin lugar a duda en un mundo donde cada vez hay más desconfianza y menos esperanza, la excelencia es un bien escaso. Hacer las cosas con excelencia, diligencia y solicitud es una manera adecuada de dar Gloria a Dios por los dones y talentos que Él nos ha dado, pero también es la manera adecuada de parte de Dios para llevarnos a lugares de honra para que desde allí nuestra labor traiga beneficios para otros, especialmente para los de la familia de la fe.

Pensemos en el caso de José, un hombre diligente que mostró irreprensibilidad en el campo, en la esclavitud y en la cárcel, demostrando a Dios que podía ser un instrumento de confianza para los planes de Dios.

Se fiel en lo poco y en lo mucho te pondrán.


REALIZAR NUESTRO TRABAJO IRREPRENSIBLEMENTE ALUMBRARÁ

UNA PEQUEÑA LUZ ACERCA DE QUIÉN ES VERDADERAMENTE

NUESTRO SEÑOR.

16 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page