top of page

ARTÍCULOS

El Futuro En Sus Manos

Mucha juventud durante esta época se encuentra en incertidumbre acerca del futuro que les aproxima. Dado que muchos comienzan sus estudios profesionales, otros comienzan a enfocarse en proyectos laborales, algunos comienzan su último año escolar donde muchos de ellos suelen pensar en lo que desean hacer profesionalmente, laboralmente y personalmente en su vida diaria y porque no decir por el resto de sus vidas.


La preocupación natural de todo ser humano es acerca del futuro. Para eso nos preparamos, estudiamos, trabajamos y ahorramos con el fin de tener cierta seguridad en el tiempo que viene.


El problema se da cuando muchos hombres se afanan en este quehacer con el propósito de asegurar su futuro. Algunos incluso se convierten en seres arribistas, que no respetan a los demás con el fin de obtener el éxito deseado, no les importa pisotear o aplastar a otros con el propósito de alcanzar lo que se han propuesto.[1]


Este ritmo de vida, que el mundo práctica; es el que no debemos nosotros como creyentes adoptar a nuestra forma de vivir. Pues la palabra de Dios nos menciona lo siguiente: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” (Rom. 12:2).


Es sin duda, la preocupación de toda persona cuando comienza a estudiar una carrera profesional o cuando comienza a ejercer laboralmente lo que aprendió durante años, la estabilidad emocional y económica que le puede entregar la profesión u oficio que ha elegido para desempeñarse continuamente.


Ahora bien, la palabra de Dios es clara en comunicarnos la dependencia que debemos tener en nuestro Dios como personas que han sido escogidas por Él para ser sus hijos y confiar en su gracia cada día, sin preocuparnos del día de mañana y dedicando nuestra vida, profesión, trabajo, tiempo al servicio de nuestro Dios. “Por tanto, no se preocupen, diciendo: ¿Qué comeremos o qué beberemos o con qué nos vestiremos? Porque los gentiles buscan ansiosamente todas estas cosas; el Padre celestial sabe que ustedes necesitan todas estas cosas. Pero busquen primero Su reino y Su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas” (Mt 6:31-33).


Estas palabras de nuestro Señor Jesucristo, permiten producir un descanso totalmente oportuno para el corazón de un creyente que se encuentra ansioso e inquieto pensando en su futuro en cuanto a su vida profesional, laboral, familiar e incluso emocional, donde en ciertos casos el creyente debe tomar decisiones realmente importantes con respecto a su futuro.


Sin embargo, el libro de Proverbios nos dice de forma tajante que todas nuestras decisiones en la vida, es a saber; durante nuestro pasado, presente y futuro se encuentran en las manos de Dios, siendo gobernadas por Él. Por más que nosotros planifiquemos u organicemos nuestra vida Dios está en control de ella. “La mente del hombre planea su camino, Pero el Señor dirige sus pasos”. (Pr. 16:9).


Por lo tanto mis queridos hermanos, si realmente somos creyentes genuinos, debemos comprender y aplicar interior y exteriormente la siguiente realidad: ¡Estamos en las manos del Creador y sustentador de todo! Y es por eso que no debemos preocuparnos minuciosamente de nuestra vida. Solamente es nuestra labor y a la vez nuestro disfrute constante, servir a Dios y ser fiel a su llamado, ya que antes de ser profesionales y/o trabajadores, somos hijos de Dios que tienen como objetivo en la vida: honrar a Dios en todo momento, en todo lugar y en toda posición académica, profesional y laboral que nos encontremos. ¡Dios debe y merece ser glorificado en todas las áreas de nuestras vidas!

 
[1] Guillermo Hinojosa Salgado, Nuestro futuro está en las manos de Dios; destello de su gloria.


17 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo

Commentaires


bottom of page