top of page

ARTÍCULOS

¿Qué dice la biblia sobre la discriminación?

Hay muchas cosas que nos marcan en la vida, algunas positivas y otras negativas. Esas marcas y recuerdos en los niños repercuten cuando son jóvenes y adultos. Estigmas, prejuicios, desprotección, pobreza, falta de oportunidades, problemáticas que son reales y se viven en medio nuestro. Y este gran tema que muchas veces pasamos por alto se denomina “la discriminación”.


La discriminación en la mayoría de los contextos es un término negativo que se refiere a la práctica de tratar injustamente a una persona o grupo de personas de manera diferente específicamente despectiva. La discriminación puede verse reflejada en la discapacidad, raza, etnia, inteligencia o cualquier otro factor que haga distintos a otros seres humanos (1)


Ahora, ¿en qué nos afecta como jóvenes cristianos? La verdad es que nos afecta mucho. En algún momento de nuestra vida hemos sido tocados por la discriminación y por qué no decirlo, también en algún momento hemos cometido este pecado discriminando a otros.


¿Pecado? ¿Discriminar es pecado?, pues sí, lo es. La discriminación, el abuso e incluso el favoritismo de una u sobre otra persona son pecados que se deben examinar en nuestros corazones a la luz de la palabra de Dios. Es más, la biblia es clara en señalarnos que no debemos discriminar.


Ustedes, hermanos míos, que creen en nuestro glorioso Señor Jesucristo, no deben hacer discriminaciones entre una persona y otra.

Santiago 2:1 DHH.


Esto es algo que se ha vivido desde la iglesia primitiva. En el libro de los hechos nos encontramos con que los cristianos crecían en números, y los griegos murmuraban y discriminaban a los convertidos al cristianismo, desatendiendo incluso a las viudas, y no solo eso, sino que la iglesia primitiva al ser multiétnica, la discriminación racial también fue un problema importante (Hechos 6:1-3).


Es de vital importancia que entiendas que nadie está totalmente libre de la discriminación. La injusticia es parte de nuestra naturaleza pecaminosa. Pero si queremos caminar bajo la luz de la palabra de Dios, debemos volver a la biblia y no solo leerla sino practicarla. Jesús lavó los pies de quien lo iba a traicionar, Jesús vivió entre pecadores y publicanos, ojo, predicando el evangelio de la verdad, pero rompiendo las barreras impuestas por el hombre.


Es importante vivir bajo la luz de la palabra de Dios, y lo que la palabra de Dios nos ordena es vivir en santidad, cuidarnos, caminar bajo la luz de su palabra, no olvidando que la esencia del evangelio es la verdad de Dios pero también el amor y misericordia. Si hacemos algo, no lo hacemos para vanagloria personal, lo hacemos para la gloria de Dios.


"Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo"

Filipenses 2:3 RV60


La discriminación es un tema que está muy viciado por el mundo, pero será muy interesante analizarlo bajo una perspectiva bíblica en los próximos artículos.


Quiero concluir con lo siguiente. Dios nos ha hecho a todos distintos, con defectos y virtudes, y en esas diferencias el Señor nos ha llamado para ser un solo cuerpo, el cuerpo de Cristo. En nuestras diferencias el Señor nos ha llamado a la unidad y a la comunión, y en nuestras diferencias todos somos herederos de las promesas hechas por el Señor para sus hijos.


Ya no hay judío ni no judío, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús. Y si ustedes pertenecen a Cristo, son la descendencia de Abraham y herederos según la promesa.

Gálatas 3:28-29 NVI


91 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo

Stop!

Comments


bottom of page