glenn-carstens-peters-npxXWgQ33ZQ-unsplash.jpg

CAPITULO 3

Relaciones con propósito


Cuando ya tuve la edad para iniciar una relación siempre me pregunté cómo saber

elegir a la persona indicada, aquella que pretendo pasar el resto de mi vida. Sobre

todo cuando somos adolescentes es quizás la mayor preocupación o la idea que se

roba constantemente nuestros pensamientos. Cualquiera sea la circunstancias que

estés viviendo en este momento siempre es bueno que podamos conocer y/o

recordar algunas verdades a la hora de poder relacionarnos con el sexo opuesto.


Lo primero que debes saber es que tu no necesitas tener novio o novia. Esto sonará

muy contracultural. Pero la cultura misma nos ha impuesto con sus películas

románticas y con toda la publicidad amorosa, el hacernos creer que necesitamos

estar en una relación de noviazgo para sentirnos tranquilos. Nuestro mayor deseo,

nuestro mayor gozo y nuestro mayor devoción debe ser Cristo. En él encontramos

todo lo que nuestra alma necesita, como nos dice Pablo en su carta a los Colosenses: 8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las

tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según

Cristo. 9 Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, 10 y

vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.

Colosenses 2:8-10


La cultura nos hace creer que necesitamos nuestra media naranja, nuestro

complemento para ser felices, pero no es así, nuestro único complemento debe ser

Cristo. Nada que no sea Cristo podrá saciar nuestros corazones y y hallar paz para

tu alma.


Quizás encontrarás muy raro lo que te diré pero ten en mente que una relación debe

tener un propósito como lo es el matrimonio y el noviazgo o pololeo es la transición

para conocerse mutuamente y así tomar esa decisión. Si en el camino te vas dando

cuenta que esa relación no te llevará a nada bueno, ese es el momento de poder

dar un paso al costado. Por favor, no tengas una relación obligada o por lástima al

otro.


Para que yo pueda ser sabio, y poder elegir bien a la persona con la que

probablemente pasaré toda mi vida, debo hacerme algunos cuestionamientos antes

de comenzar. ¿Estoy preparado para comenzar una relación? Esto quizás es lo primero a revisar, ya que incontables veces vemos que jóvenes y señoritas no teniendo a Dios en el centro toman decisiones apresuradas. Si quiero honrar al Señor en medio de mi relación es importante que sea una persona madura.


¿Dios quiere que empiece una relación?

Muchas veces andamos en la vida como verdaderos ateos sin siquiera preguntar

ninguna decisión de nuestra vida a Dios, por eso te invito a que en oración puedas

acercarte a Dios y esperar su respuesta para comenzar una relación


¿Cómo me ven mis padres para iniciar una relación?

Tus padres son los guías que Dios puso aquí en la Tierra para tu vida, sean

creyentes o no, ellos tienen una bendición para ti y tu debes cumplir el quinto

mandamiento “honrarás a tu Padre y a tu madre..... “.


Yo sé que tú y yo queremos honrar al Señor que nos ha salvado y dado un propósito

a nuestra vida y eso inicia con cada decisión que tomamos. Deja que cada área de

tu vida pueda ser luz para el resto de los que te ven y que el Señor mire tu vida con

alegría.

139 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo