top of page

ARTÍCULOS

¿Cómo puedo superar la ansiedad?

Entregar el timón de tu vida no es fácil, porque te obliga a dejar tu vida completa y que otro tenga mejores planes que los tuyos. Ahora, que bendición es saber que es Dios mismo el que nos invita a descansar en él y confiar en su voluntad para nosotros. La ansiedad nos hace querer tener respuestas inmediatas, nos desesperamos, y al final nos lleva a tomar malas decisiones. En la biblia hay muchas historias de personas que se vieron en situaciones complejas, pero hay una historia de una gran mujer llamada Ester que, en vez de verse superada por la ansiedad, se entregó a Dios, le busco en ayuno y Dios le respondió.


La historia de Ester es tan connotada que incluso en la biblia hay un libro en el antiguo testamento que lleva su nombre. Ester era una mujer judía que llegó a convertirse en reina de Persia. Era una gran reina pues logró librar a su pueblo de un plan malévolo que pensaba quitarles la vida a todos. Lo interesante de su historia es que Ester fue elegida reina de Persia siendo de nacionalidad judía, ósea era extranjera, lo que para muchos era mal visto.


En el andar de esta historia, un familiar de Ester llamado Mardoqueo, le pide ayuda para liberar al pueblo judío de la orden de ejecución que había en contra de ellos. Esta orden la dio un hombre llamado Amán. Amán deseaba vengarse porque Mardoqueo era leal a la Reina Ester y no a él.


¿Qué harían ustedes frente a las amenazas de muerte de un familiar y más aún de tu pueblo natal? Sin duda es una situación terrible, creo que a nadie le gustaría estar en los zapatos de Ester. Pero ¿Qué hizo ella frente a este problema?


Esta sabia mujer era consciente que necesitaba la ayuda de Dios para salvar a su pariente y a su pueblo de una muerte segura. El ejemplo de Ester nos enseña lo que debemos hacer cuando estamos ansiosos, que es reconocer nuestra total dependencia del Señor.


Sacarnos la mochila de super jóvenes y rendirnos a Dios reconociendo que él es el dueño de nuestra vida es el primer paso que debemos dar.


Continuando con la historia, En el capítulo 4 del libro de Ester, se relata que ella pide a Mardoqueo avisar a todo el pueblo que hiciera ayuno, pues ella también lo haría junto a sus doncellas. Esa fue la reacción que tuvo Ester, No buscó aliados políticos, no planeó estrategias, no escribió cartas rogando por su pueblo. lo primero que hizo fue buscar a Dios


El propósito de esa búsqueda era evitar la muerte de los judíos. Ella se presento ante el rey que aniquilaría a los judíos, y recibió la respuesta que estaba pidiendo. El favor de Dios acompañó a Ester pues el dictamen del rey posibilitó que los judíos se protegieran y estuvieran a salvo en todas las ciudades del reino.


¿Qué podemos concluir de esta linda historia? En que, frente a todo panorama oscuro, cuando dejas tu mochila y tu carga, al Señor él nos hace descansar, pues su voluntad soberana es perfecta en nuestras vidas. Saber que en él hallamos descanso debe darnos una luz de esperanza en medio de nuestras ansiedades.


Si estás combatiendo con la ansiedad quiero decirte que debemos acércanos al Señor confiadamente y reemplazar nuestras ansiedades y temores por el amor de Dios, creyendo con fe que él nos ayudará pues él es galardonador de los que le buscan así como lo hizo con Ester.


En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor lleva en sí castigo. Por lo tanto, el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.

1° Juan 4:18 RVC


Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

Hebreos 11:6 rv60



Pero ¿Cómo puede la fe y el amor de Dios pueden sustituir la ansiedad?


1) Entrega tu carga al Señor, él te ayudará


Su palabra está llena de promesas, una de ellas es que él nos ayudará a pelear las batallas junto a nosotros. La fe es creer en lo que aún no vemos, por ende, en vez de llenarnos de temores y ansiedades, llenemos nuestro corazón de fe, aunque aún no veamos la salida. Pero para esto necesitas llenarte de Dios y su palabra, pues ella trata de verdades inamovibles y únicas. Ocúpate en conocer más a Dios, conócelo para que estes claro que en él puedes depositar tus cargas.


El Señor mismo peleará por ustedes. Solo quédense tranquilos.

Éxodo 14:14 NTV


2) La soledad no es buena


El Señor nos hizo seres de compañía, y no solos. Es más, desde el principio el Señor le dio compañía a Adán porque no era bueno que estuviese solo. En la palabra encontramos muchos versículos que nos hablan de hermosos lazos de amistad y compañerismo en donde veremos el amor de Dios reflejado.


Es mejor ser dos que uno, porque ambos pueden ayudarse mutuamente a lograr el éxito. Si uno cae, el otro puede darle la mano y ayudarle; pero el que cae y está solo, ese sí que está en problemas.

Eclesiastés 4:9-10 NTV


Si piensas que no tienes a quien te acompañe, el Señor nos ha regalado pastores y hermanos ancianos que pueden ayudarnos y aconsejarnos. Recuerda que Pablo nos enseña que “reconozcan a los que con diligencia trabajan entre ustedes” (1 Ts 5:12). Esto nos dice que estas personas sí están ahí, aunque sean ancianos, Dios los ha puesto en ese lugar con sabiduría para ayudarnos.


3) Confía en el Señor


Aunque esto parezca redundante, recuerda que nuestra naturaleza pecaminosa siempre nos aparta del Señor, por ende, es bueno recordar siempre acercarnos a Dios y ser agradecidos en todo tiempo. Si confiamos en él, él guardará nuestros corazones y pensamientos.


No se preocupen por nada. Que sus peticiones sean conocidas delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias, Y que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarde sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

Filipenses 4:6-7 RVC


Quizás al leer todos los artículos de ansiedad sientas que es un poco presuntuoso que te escribamos como “expertos del tema”, dándote tips y orientándote en lo que debes hacer para no sentir ansiedad. Pero te quiero contar algo. Estas leyendo de un joven que también se ha sentido ansioso, pero que aprendió a caminar con el Señor, pudiendo sobrellevar episodios y crisis muy fuertes de ansiedad. Hubo un momento de mi vida que tuve que hablarle a mi corazón y decir basta, así como David lo hizo en el salmo 42


¿Por qué te abates, alma mía? ¿Por qué te inquietas dentro de mí? Espera en Dios, porque aún debo alabarlo. ¡Él es mi Dios! ¡Él es mi salvador!

Salmo 42:5


Tuve caídas fuertes, lloré, pataleé, hasta que me di cuenta de que lo único que podía hacer era confiar en el Señor. Por supuesto que el fin del artículo es hablarte de Dios y no de mí. Pero si debo dar testimonio que en Dios tuve descanso.


La invitación que hoy él Señor te hace es sacarte la mochila de la ansiedad, despójate de ti y deja que él tome dominio de tu vida. Se sincero con el Señor, pues aunque él te conoce, debemos sacarnos todo peso que nos agobia, por eso descansemos en él y en oración digamos todo lo que sentimos.


Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo.

Salmo 55:22 RV60


Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados; yo les daré descanso.

Mateo 11:28 NVI


Dios te bendiga.

67 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page