Artículo

La Reforma Protestante en la actualidad

Por Jiump Comunicaciones "Cimientos"

Actualmente han pasado 505 años desde que inició la Reforma Protestante, eso nos podría llevar a pensar que en estos tiempos la reforma ya culminó su obra, y a solo contemplar lejanamente la manera tan maravillosa que Dios obró a través de Sus siervos. En realidad, el panorama no ha cambiado mucho, lo cual es triste, si bien la Reforma tuvo un gran impacto en la historia de la Iglesia, hoy muchos han abandonado la práctica y la predicación fiel de la palabra de Dios.

Actualmente hay hombres y mujeres que se han alejado de las Escrituras para predicar un evangelio a la medida del oyente, conocido como el evangelio de la prosperidad o evangelio humanista, prometiendo grandes riquezas y lujos, el cumplimiento de todos tus deseos si deciden seguir a Cristo y tener fe en Él.

Hoy se levantan hombres que se llaman a sí mismos apóstoles o ángeles del Reino de Dios, que con falsas revelaciones engañan al pueblo de Dios. Hoy, lamentablemente, ya no hay un amor incondicional por las Escrituras y por el dador de ella, Cristo ha dejado de ser el protagonista en la mayoría de los púlpitos, y al igual que antes de la Reforma, se han olvidado que la salvación es solo por fe y solo por gracia.

Es por esa razón que hoy nosotros debemos rescatar algo muy importante para los reformadores. Recordemos que el periodo antes de la reforma protestante se caracterizó por un abandono total de las doctrinas bíblicas más fundamentales. Por lo cual, los reformadores idearon con precisión una serie de doctrinas y enseñanzas que contrarrestaron las falsas enseñanzas de la Iglesia Católica Romana, estas doctrinas se conocen como las 5 solas, las cuales revisaremos brevemente.


Sola Scriptura (Sólo la Biblia)

Toda la Escritura es Inspirada por Dios, y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra. (2 Timoteo 3:16-17 NBLA)

Los Reformadores creían que solo la Biblia era la regla de fe y práctica para los creyentes, pues las palabras que contienen son revelación divina. Dios, inspirando a personas a través del Espíritu Santo, escribió la Santa Biblia, donde se refleja el perfecto carácter de Dios, Su voluntad, el evangelio de gracia y la obra de Jesucristo. Por lo tanto, creían que no hay revelación u opinión humana que sobrepase la Biblia. Su fe se fundamentaba solo en las Escrituras.

Los reformadores enseñaron que el hombre, bajo la iluminación del Espíritu Santo, deben estudiar la Biblia para aprender acerca de Dios, Cristo, la Salvación, y el gobierno y las prácticas de la Iglesia. Alentaron a los cristianos a leer y estudiar sus Biblias de una manera académica para formar una teología bíblica basada solamente en la autoridad de las Escrituras. (1)


Sola Gratia (solo la Gracia)

Porque por gracia ustedes han sido salvados por medio de la fe, y esto no procede de ustedes, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. (Efesios 2:8-9 NBLA)

Los reformadores creían que la salvación del hombre es una obra realizada en nosotros solamente por la gracia de Dios. No hay mérito alguno en nosotros que haya movido la mano de Dios para nuestra salvación, no hay obra ni vida de piedad que nos haga ganar la salvación, ni hay deseos ni decisiones que nos hicieran merecedor de ella. La salvación es un don de Dios.

“Ningún hombre merece la salvación, y si es salvo es por la gracia incondicional de Dios”. (1) La reforma rompió todos los esquemas de la Iglesia Católica Romana, y no dio lugar a merito ni obra alguna delante de Dios que nos hiciera merecedor de la Salvación.


Sola Fide (Solo la fe)

Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley (Romanos 8:28 RVR60)

Coalición por el evangelio señala sobre la Sola Fide que: “La salvación solo puede ser recibida cuando ponemos nuestra fe en aquel que murió por nosotros, excluyendo la posibilidad de que nuestras obras puedan contribuir.” (2) Si bien la salvación es solo por fe, la fe salvadora produce en la persona buenas obras, pues cuando el Espíritu Santo obra en una persona, Su fruto se empieza a reflejar en nosotros. En ese sentido, Lutero decía que nosotros debíamos tener una Fide Viva (Una fe viva) y no una fe muerta.


Solo Christus (Solo Cristo)

Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. (Hechos 4:12 RVR60)

Los reformadores enseñaban que solamente en la persona de Jesucristo se encuentra la salvación, no hay santo, congregación ni hombre que pueda salvar, pues solo en Cristo hay salvación. Dios proveyó por gracia el acceso a la salvación de los todos los hombres por medio de la fe en Jesucristo. [1]


Soli Deo Glori (Solo para la Gloria de Dios)

Según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de Su voluntad, para alabanza de la gloria de Su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado.

La Iglesia Católica Romana se caracterizaba por dar mucho la gloria a otros en lugar de a Dios. Por lo tanto, la reforma fue un redescubrimiento de Dios, es por ello que los reformadores tomaban muy en serio a Dios y le hicieron el centro de sus vidas y su pensar, le daban toda la gloria a Él. (1)

En base a estas grandes enseñanzas, hoy llega un desafío para cada uno de nosotros, la Iglesia debe seguir siempre reformándose. Nosotros somos humanos y podemos caer en cualquier momento, pues solo Dios es absoluto, más nosotros podemos caer en la tentación de nuestro propio corazón cada día, alejándonos de la verdad.

Quisiera, querido hermano, hermana, que nunca olvides que la salvación es solo por la Gracia de Dios, la justificación es solo por fe y que solo en Cristo hay salvación. Haz tuyas estas enseñanzas, guárdalas en tú mente y proclámalas con vigor y valentía.

No olvides que solo la Escritura es la guía para la fe y practica para una vida piadosa. Toma la Biblia como estandarte y estas enseñanzas como bandera, y comienza a reformar tu vida, deja que Sus palabras penetren en lo más profundo de tu ser y que te transformen, no resistas ella, deja que reformen tu corazón. Reforma también a tu familia, tus hijos, enseña las riquezas que hay en las Escrituras, lo grandioso que son los caminos de Dios y fundamenta tu amor hacia ellos según la Palabra de Dios, pues, así como Cristo ama a Su Iglesia y te ama a ti, de esa misma manera debes amarlos a ellos.


Hasta aquí ha llegado nuestro recorrido en la historia de la Reforma, muchas gracias por acompañarnos hasta aquí. Por estas y todas las palabras, a Dios sea la gloria hoy y por siempre.

[1] Santa Biblia Edición 500 años de la Reforma por Sociedades Bíblicas Unidas.

[2] Coalición por el evangelio – Las 5 solas de la Reforma.