Artículo

¿Quiénes impulsaron la Reforma Protestante?

Por Jiump Comunicaciones "Cimientos"

A menos que sea convencido por el testimonio de las Escrituras o por razón clara (pues no confío en el papa o en concilios, ya que es bien conocido que se han equivocado y se han contradicho a sí mismos), las Escrituras que he citado me obligan a mantenerme firme en esta posición, pues mi conciencia está cautiva a la Palabra de Dios. No puedo y no voy a retractarme de nada, ya que no es seguro ni correcto ir en contra de la conciencia. No puedo hacerlo de ninguna otra manera; aquí permanezco, que Dios me ayude, amén.

Martín Lutero (1)

En la Biblia, en el libro de Jueces, podemos observar uno de los periodos más oscuros del pueblo de Israel. Se habían apartado de Dios yendo tras dioses ajenos. Y era la propia rebeldía de pueblo de Dios que hizo que la protección divina se apartara de ellos, por esa razón, los pueblos vecinos los conquistaban y afligían. Más cuando el pueblo se inclinaba ante Dios, se volvía a Él y se arrepentían, Dios enviaba un juez que liberaba a Su pueblo y de esa manera podían volver a estar en paz.

El periodo de los Jueces guarda cierta similitud con el periodo antes de la Reforma. La ideología de la Iglesia Católica Romana había dominado la Iglesia de Cristo, alejándose totalmente de Dios y las enseñanzas contenidas en las Escrituras. Ante tal panorama tan oscuro, Dios decidió rescatar a Su Iglesia. A través de la Palabra de Dios, el Espíritu Santo iluminó y llenó de gran valentía a hombres y mujeres que se levantaron en contra de las falsas enseñanzas de la Iglesia Católica Romana.

Uno de estos hombres valientes fue Martín Lutero, un monje católico que fue transformado por el Espíritu Santo mediante la Palabra de Dios. Un día especial fue iluminado por la Gracia de Dios al leer en Romanos 1:17 “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá”. Lawson dice que fue como si un rayo de luz divina hubiera alcanzado su oscuro corazón, fue cuando Lutero comprendió que el verdadero significado del texto era: “La justicia de Dios es recibida como un regalo únicamente por medio de la fe en Jesucristo”.(1)

Desde ese día su celo por la verdad contenida en la Palabra de Dios fue aumentando, más cuando se daba cuenta lo alejada que estaba la Iglesia Católica Romana. Pero lo que más impactó a Lutero fue el comienzo de las prácticas de indulgencias. Lawson dice que en 1517 el Papa Leo décimo autorizó la venta de indulgencias para financiar la construcción de la basílica de San Pedro. El mismo autor declara que una indulgencia es una reducción de castigo, que según la Iglesia Católica Romana, uno merece por haber pecado. (1)

Uno de los dichos más populares de Tetzel, el agente principal en la venta de indulgencias era: “tan pronto caiga la moneda en el cofre, el alma saldrá volando del purgatorio”.(1) Esto fue realmente impactante para Martín Lutero, es por esa razón que el 31 de Octubre de 1517 protesta contra la venta de indulgencias con un documento público que contiene 95 Tesis que son clavadas en la puerta de la Iglesia de la capilla de Wittenberg, Alemania. (3)

En aquellas Tesis Lutero comienza a describir las injusticias de la venta del perdón. Algunas de estas Tesis decían:

Tesis 53: Aquellos que, por causa de un sermón sobre las indulgencias en una Iglesia, condenan al silencio la Palabra de Dios en otras iglesias, los tales son enemigos de Cristo.(2)

Tesis 54: Es un insulto a la Palabra de Dios utilizar más tiempo del sermón para predicar acerca de indulgencias que acerca de la Palabra misma. (1)

Tesis 62: El correcto y verdadero tesoro de la Iglesia es el santísimo evangelio de la gloria y Gracia de Dios (2)

A pesar que la Iglesia Católica Romana se levantó ferozmente contra Lutero y contra toda aquella persona que cuestionara la autoridad del papa, amparados por Dios, la Reforma Protestante siguió su curso bajo la soberanía y la providencia divina, y aunque Lutero en varias ocasiones fue amenazado de muerte si no se retractaba de sus palabras en contra del papa, él siempre se mantuvo firme y decía: “las Escrituras que he citado me obligan a mantenerme firme en esta posición, pues mi conciencia está cautiva a la Palabra de Dios. No puedo y no voy a retractarme de nada”. (1)

Pronto aquellas Tesis se comenzaron a traducir por toda Europa, lo que causó una gran conmoción, y con ello, el inicio de la Reforma Protestante y el levantamiento de otros grandes reformadores. Uno de ellos fue Juan Calvino, un impulsor significativo de la Reforma y reconocido como el gran arquitecto de la Reforma, quien desde Ginebra, Suiza, impactó al mundo entero con su genio expositivo fundamentado solo en las Escrituras.

James Montgomery Boice (citado en Steven Lawson) dice que “Calvino no tenía más armas que la Biblia... Calvino predicaba de la Biblia todos los días, y fue bajo el poder de esa predicación que la cuidad comenzó a ser transformada. A medida que los ciudadanos de Ginebra iban conociendo la Palabra de Dios y eran transformados por ella”.(4)

Otro de los grandes reformadores fue Ulrico Zuinglio, era un Reformador en Suiza, su gran labor y compromiso con la Palabra de Dios hizo que, por la gracia de Dios, muchos hombres y mujeres abandonaran la doctrina muerta de la Iglesia Católica Romana, y abrazaran a Jesucristo como el único salvador y mediador entre Dios y los hombres. A pesar que su paso por la historia fue breve, pues murió en batalla, con su Biblia en mano, su legado y su profundo amor por las Escrituras quedó impreso en la historia de la Iglesia y en la vida de muchas personas.

También, otro de los hombres valientes usados por Dios fue William Tyndale, un reformador en Inglaterra. Tyndale vivía con el anhelo ardiente en su corazón de entregar a sus compatriotas las Escrituras en su propio idioma. Y aunque logró cumplir su deseo, pagó el precio con su propia vida, pues fue condenado a morir quemado en una cruz, en ese instante, antes de expirar, y alzando sus ojos al cielo dijo: “Señor, abre los ojos del rey de Inglaterra”.(5)

Todos estos hombres tienen una cosa en común, su amor incondicional por Dios y por las Escrituras. Su único propósito era que las personas comunes y corrientes fueran transformadas por la predicación fiel de la Palabra de Dios a través del poder del Espíritu Santo.

Ese mismo sentir debe arder con pasión hoy en nosotros, en un mundo donde poco a poco las personas abandonan la predicación fiel de las Escrituras y el amor real y sincero de las verdades reflejadas en ellas. Hoy más que nunca debemos estar dispuestos a amar incondicionalmente la Palabra de Dios y al dador de ella, tú que has leído estas palabras, ¿estás dispuesto a tomar este desafío?

[1] La heroica valentía de Martín Lutero – Steven Lawson

[2] Martín Lutero – Clásicos de la Fe – Editorial Broadman y Holman

[3] Juan J. R. Wherli Romo – Martín Lutero y Juan Calvino, su obra en la Iglesia Evangélica hasta hoy

[4] El genio expositivo de Juan Calvino – Steven Lawson

[5] La osada misión de William Tyndale – Steven Lawson