Artículo

¿Por qué era necesario una Reforma?

Por Jiump Comunicaciones "Cimientos"

Los predicadores de indulgencias se equivocan al afirmar que por la indulgencia papal un hombre puede ser exento de todos los castigos y así ser salvo

Tesis 21 (1)

Durante los siglos anteriores antes de la Reforma la Iglesia sufrió un panorama desfavorable, sobre aquel panorama, Juan Wherli señala que “los mil años transcurridos desde el siglo V hasta el siglo XV se caracterizaron por la pérdida gradual de los principios apostólicos dejados por nuestro Señor Jesucristo y los apóstoles”. (2) Al igual que en los primeros tiempos del pueblo de Dios, Israel, la Iglesia comenzó a tener influencias de prácticas paganas, a las cuales se entregaron por su mente entenebrecida tras andar lejos de la Palabra de Dios.

Una de las causas del declive de la Iglesia, señala Juan Wherli, fue que las personas “se sumergieron en una profunda ignorancia tras la caída del Impero Romano de Occidente, esto permitió que la fe cristiana gradualmente se tornara superficial, supersticiosa y lejana a las enseñanzas bíblicas”. (2)

La Iglesia Católica de Occidente dominada por ideales del renacimiento, se vio envuelta por el paganismo, el humanismo y un papado lleno de poder y lujos, le concedieron una autoridad infalible al papa (Creían que nunca se equivocaba) y apostólica (Es decir, el papa tenía toda la autoridad para interpretar la Palabra de Dios y establecer doctrinas) suplantando a Jesucristo y a la Palabra de Dios como las máximas autoridades de la Iglesia.

Por lo tanto, podemos decir que hubo un claro declive en el gobierno de la Iglesia, pues como señala Juan Wherli, “la alta jerarquía eclesiástica, particularmente la de Roma, se tornó frívola y más inclinada a engrandecer el poder político, el arte, la música y el humanismo pagano”. (2) Así lo confirma Stephen Nichols cuando dice que “durante los siglos de la Edad Media la administración de la Iglesia se transformó en una jerarquía, aumentando el poder a unos pocos y concentrando toda la autoridad en el papa”. (3)

Además del declive en el gobierno de la Iglesia, Stephen Nichols señala que también hubo un declive espiritual (3) evidente, lo que llevó a los grandes reformadores a levantarse y decir que dejáramos los “dioses ajenos” y que centramos nuestra vida en seguir a Cristo y ser imitadores de Él. También hubo un declive en el aprendizaje y la curiosidad intelectual, (3) debido a la desconfianza y el miedo de las autoridades católicas a que el conocimiento pudiera amenazar su poder y autoridad, esa fue la razón por la que antes de la Reforma el analfabetismo imperaba en gran manera.

Pero había algo aún más grave, aquello era la raíz del problema y fue la razón que impulsó la Reforma, y es que, como dice Stephen Nichols “el catolicismo romano medieval sufría del problema más profundo, el declive teológico y el abandono total de la autoridad de las Escrituras. (3) Eso dio paso a la práctica doctrinas totalmente ajenas a la Palabra de Dios, a gobernar la Iglesia de una manera pagana y dejar de ver a Cristo como el único Salvador.

Una de aquellas prácticas era la venta de indulgencias, estas nacen debido a la codicia de papado quien estaba interesado en “recaudar dinero para la construcción de la basílica de San Pedro que simbolizaría y perpetuaría su poderío, de esa manera nace la idea de establecer un sistema de recaudación basado en la venta de cartas de indulgencias, que se predicaron en todo el mundo católico romano”. (2)

Para comprender aquella práctica es necesario conocer algunas de las enseñanzas de la Iglesia Católica Romana. En primer lugar, se enseñaba a las personas que debían realizar penitencias ante cualquier pecado cometido, estas penitencias consistían en realizar alguna obra en público o privado, dependiendo de la gravedad del pecado, para que le sean perdonados los pecados a través de un sacerdote. Esta doctrina es lejana a la práctica del arrepentimiento bíblico revelado en las Escrituras.

En Segundo lugar, ellos creían que “a través de los méritos de Cristo y los santos se había constituido un tesoro para la Iglesia, y era la Iglesia quien administraba y dispensaba la salvación a los fieles. Por lo tanto, cuando una persona compraba una carta de indulgencia adquiría una porción del tesoro de los méritos de la Iglesia y era absuelto de sus pecados” (4)

Es así como las personas comenzaron a pagar ciertas sumas de dinero para ser absuelto de sus pecados, pues vieron que comprar indulgencias papales era una forma más fácil de ganar méritos ante Dios y ser absueltos del pecado. De esa manera comenzaron a abandonar la práctica de penitencias para hacer largas filas con el fin de adquirir una indulgencia.

Ese fue el declive máximo de la Iglesia Católica Romana, esa era la razón por la que era necesario y urgente una Reforma, eso fue lo que le llevó a los grandes reformadores a proclamar que “el verdadero tesoro de la Iglesia es el santísimo evangelio de la gloria y de la Gracia de Dios”. (4)

Eso fue lo que los llevó a proclamar que solo la Palabra de Dios es la regla para la fe y la práctica pues es la relevación de Dios inspirada por el Espíritu Santo. Y Los llevó a proclamar que no hay mérito u obra alguna que nos permita alcanzar la salvación, pues solo por Gracia podemos ser salvos, solo por la fe podemos ser justificados, y solo en Cristo hay salvación.

[1] Martín Lutero – Clásicos de la Fe – Editorial Broadman y Holman

[2] Juan J. R. Wherli Romo – Martín Lutero y Juan Calvino, su obra en la Iglesia Evangélica hasta hoy

[3] Stephen J. Nichols – La Biblia de Estudio de La Reforma de R.C. Sproul – Artículo “La Reforma”

[4] Santa Biblia Edición 500 años de la Reforma por Sociedades Bíblicas Unidas.